5 REGLAS DE ORO PARA ACERTAR EN LA ILUMINACIÓN

Aunque no lo creamos, una buena iluminación multiplica la comodidad y la belleza de nuestro hogar. Te voy a contar las 5 reglas sobre la iluminación que lo demuestran y te ayudarán.

¡Vamos a verlo!



1 – La luz decora y da estilo. No solo ilumina, además de para ver, la luz imprime carácter al ambiente, porque acentúa los puntos de atención y crea diferentes atmósferas.
Lo cambia todo, usa la luz para atenuar, realzar o variar los colores, las formas, las texturas y hasta para intensificar el valor de los muebles. Estética: se llevan las lamparas que rompen el estilo decorativo predominante, lamparas modernas en ambientes clásicos y al revés.


2 – Una buena luz hace más cómodas las zonas de trabajo. Cocina, reduce el riesgo de accidentes por escasa visión o sombras iluminando la encimera, la placa de cocción y el fregadero con tubos fluorescentes o focos empotrados bajo los muebles superiores, y siempre de forma que no deslumbren.


  Zonas de estudio, favoreceras la concentración y evitaras que la vista se fatigue si, además de tener una iluminación ambiental cálida y acogedora, colocas sobre el escritorio una luz potente y directa (flexo o lampara con pie orientable) los diestros a la izquierda y los zurdos a la derecha, para no hacer sombra.


Via

3 – Cuanto mas flexible y versátil sea la iluminación, mejor. Luces dinámicas, la actual versatilidad de algunos espacios, como el salón, dormitorio o cocina, donde conviven varios ambientes y se realizan distintas actividades -incluso simultaneamente-,  exigen luces flexibles que se adapten a los cambios. Todo en uno, la forma de lograrlo es con lamparas polivalentes: con reguladores de intensidad , capaces de dar luz en general, de trabajo o puntual.

Vía

4 – Una luz apropiada nunca molesta ni deslumbra. Una luz para cada actividad además de producir gastos innecesarios, las luces muy brillantes resultan incomodas. Hay que iluminar cada espacio en función de la actividad que se realice.
Tocador necesita una luz clara y uniforme, que evite sombras sobre el rostro, coloca apliques (opal, translúcidos o con pantalla) a los lados del espejo. Si lo iluminas por encima, procura que el aplique sea largo y tenga varias luces. 


Mesa del comedor para iluminarla bien, lo mejor es una lampara de techo de unos 70-90 cm de la mesa, con difusor o bombillas antideslumbramiento, cuyo haz de luz cubra todo el perímetro, sin producir sombras.


Obras de arte para destacarlas necesitas una luz especial, más intensa que la general, difusa, para que no se refleje sobra la superficie del cuadro, y que no genere calor, como los leds.




5 – Una iluminación adecuada hace seguras las zonas de paso. Recibidor, la entrada de la casa exige una iluminación funcional y acogedora, que permita ver bien cada rincón y resulte agradable; es decir, luz indirecta pero potente. Dos buenas opciones son los focos empotrados en el techo y los apliques que difunden luz arriba y abajo.


Pasillo habitualmente sin muebles, o con pocos, necesita luz general abundante y sin sombras, que no deje rincones oscuros y que al mismo tiempo decore. ¿Lo mejor? Focos halógenos empotrados cada 80 o 90 cm, lamparas de techo muy estilizadas y apliques que bañen de luz las paredes.

Escaleras Subir o bajar puede ser peligroso si la luz es escasa o esta mal ubicada. Coloca apliques de pared a lo largo del tramo o empotra bañadores (focos empotrado de pared, para iluminación de señalización) en los peldaños o a su altura, instalando al final una luz en el techo. Consejo: tanto en los pasillos como en las escaleras, por seguridad y comodidad, los interruptores deben estar conmutados para poder encenderlos y apagarlos en cada extremo.


Espero que estos consejos os sean muy útiles.

Besos 
Jennifer


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.